Espacios abiertos

De todos los espacios que utilizamos en nuestra vida diaria, quizá sea la oficina la que esté experimentando los cambios más fuertes.  Hoy más que nunca, su conceptos básicos están en la mira.  Una verdadera revolución que se debe, principalmente, a la tecnología.  Esta ha propiciado nuevas formas y nuevos lugares para trabajar.  No cabe duda, que estos cambios y cuestionamientos seguirán por mucho tiempo.

Hay empresas en el mundo que son referencia respecto a las nuevas formas de trabajar. Principalmente en lo que se refiere a las comodidades que brinda a los colaboradores, más allá del espacio de trabajo asignado como tal y que buscan favorecer la innovación y el trabajo creativo. Google, por ejemplo, y sus archiconocidos y publicitados centros de trabajo. Todo un sueño.

Pero alrededor de Google hay una serie de elementos que merecen un análisis particular. Elementos tan variados como el clima de Guatemala, que no son justamente el objetivo de este artículo.  Es evidente que implementar y tener oficinas como esas, requiere de muchísimos recursos y lo que es aún más importante, generarlos.  Aunque esto también pudiera ser un paradigma.  Mencionamos esa empresa como una referencia de la implementación de nuevas formas de trabajar.

El objetivo principal es señalar algunas tendencias en la nueva oficina. O mejor dicho, los nuevos centros de trabajo donde el cambio más importante tiene que ver el derrumbe de los muros de todos los niveles, alturas y formas.  Estas son algunas tendencias que se pueden identificar en una oficina moderna.

  • De cerradas a abiertas
    Esta es una época en que el trabajo está basado en equipos. Está comprobado que las ideas fluyen de una mejor manera cuando se comparten los espacios.  Los cubículos son una barrera, no solo física sino además, impráctica para estas formas de trabajar. La era de los cubículos y de las oficinas cerradas está llegando a su fin para dar paso a los espacios abiertos.
    La idea es favorecer la comunicación, el trabajo en equipo, los conocimientos y la creatividad de las personas. Los entornos de trabajo son ahora más sociales, son espacios compartidos y zonas comunes de confluencia.
     
  • Red y conectividad
    La tecnología y el internet han facilitado nuevas formas de almacenamiento de la información. En las oficinas modernas, esta se ubica ahora en la “nube”.  Además, la conectividad está migrando hacia equipos inalámbricos, lo cual es fantástico para la movilidad, pero también tiene un impacto a nivel estético muy importante.
     
  • Ergonomía
    Casi todos los males físicos asociados a la oficina, están relacionadas con el tipo de mobiliario que se suele utilizar. Por eso, cada vez hay una mayor conciencia de tomar en cuenta factores ergonómicos en el diseño y construcción del mobiliario. Esto ha tenido un mayor impacto en las sillas. Que la altura sea ajustable, que la línea de la espalda se asemeje a la forma natural de ésta, etc. Ya no se trata simplemente de que una silla sea cómoda, sino que además evite el cansancio, las malas posturas que generan cansancio y dolor. Ir a trabajar no tiene por qué ser doloroso.
     
  • Movilidad y flexibilidad
    La tecnología también ha facilitado una mayor movilidad. Es posible trabajar desde diversos equipos no importa si están en la oficina, en una cafetería o en casa. El lugar de trabajo es cada vez más difuso. También hay cambios relacionados con la flexibilidad en los horarios, que implica reconocer el trabajo por los resultados y no por las horas de permanencia en la oficina.
     
  • La domesticación de la oficina
    Hay detalles decorativos que “solo van en la casa”. O eso es lo que se cree, pero cada vez es mayor su presencia en las oficinas modernas. Es de esta forma que se concibe el término “domesticación”. Esto se está logrando con cambios en la configuración y diseño de líneas más suaves en el mobiliario. Y con pequeños detalles eminentemente decorativos: cortinas, cojines, jarrones, etc.
    Estas son solo algunas de las tendencias que se observan en las oficinas modernas y que cada vez toman una mayor fuerza. Es posible cuestionarse el paradigma del tamaño de Google. No debiera ser excusa para tener una oficina moderna y lista para enfrentar los cambios y retos empresariales del mundo actual.
Slava Yurthev Copyright