Reflejos en la pared

Hay dos maneras de difundir la luz: ser la lámpara que la emite, o el espejo que la refleja.” Lin Yutang

Los espejos son un elemento interesante y tiene muchas posibilidades en la decoración de la pared. En el mercado, existe una gran variedad de estos elementos con diferentes formas y tamaños. Para escoger la mejor opción, es importante tomar en  cuenta el uso y el ambiente donde será colocado. No es lo mismo un espejo sobre una consola en el área de la entrada de la casa, que uno dentro de un dormitorio. En este último lugar, será mucho más funcional un espejo de pie y de cuerpo completo.

Los espejos amplían la iluminación en cualquier ambiente. Al colocarlo frente a una lámpara o candelabro el efecto que se logra puede resultar impresionante. En esta misma idea, pueden colocarse frente a lugares por donde ingrese luz natural. Como una ventana o una puerta.

Otro beneficio de usar espejos es que mejoran la sensación de amplitud y pueden agregar a los ambientes, elementos y colores externos.  Se pueden utilizar espejos grandes y horizontales en paredes estratégicas. Al reflejar elementos inesperados y coloridos, se transmite la sensación de que el ambiente se extiende y se logran matices interesantes. Hay que evitar que lo que se refleje sea una parede vacía o el resultado será contraproducente.

Un elemento importante del espejo lo representan los marcos. Estos incrementan aún más la variedad y son el elemento que lo enlaza con los accesorios y colores del resto de la decoración. Se debe escoger el color, la forma y el tamaño del marco de acuerdo a las sensaciones que se quieran transmitir. Un marco delgado y de color sólido es ideal para ambientes sobrios y elegantes mientras que uno colorido se adapta mejor a ambientes casuales y más relajados.

Slava Yurthev Copyright